miércoles, 11 de febrero de 2009

América ¿descubrimiento o conquista?

ilustración de la matanza de los indígenas americanos
Cierto profesor de historia, de cuyo nombre no quiero acordarme, me contó el siguiente episodio:
se aproximaba el 12 de octubre y, en una de las instituciones en que trabajaba, estaba a cargo de la elaboración y lectura del discurso del acto escolar alusivo a la fecha.
en una lista en que figuraban todos los actos del año con sus correspondientes organizadores, vió que decía: Descubrimiento de América, y a continuación los nombres de los encargados de realizar el acto. Al ver esas palabras, nuestro osado profesor no tuvo mejor idea que anotar con lápiz, al lado, a modo de corrección: Conquista [de América].
La reprimenda no se hizo esperar. Pasados algunos días el director llega al aula:
"por favor ¿puedo hablar un minutito con vos?"

Acto seguido, salen del aula y surgen la pregunta y el sermón:
"¿por qué pusiste conquista? mirá que esa es una postura ideológica. Es muy violento hablarle a los chicos de conquista...bla bla bla..."

Ilustrativo ¿no? Parece que para el sistema educativo argentino la historia debe ser enseñada de manera neutral (en el supuesto de que existiera, y fuera posible arribar a una postura tal). Las palabras elegidas deben estar desprovistas de ideología, o por lo menos de la ideología que el Estado no está dispuesto a confrontar. Y digo el Estado y el sistema educativo por que sabemos que el director en cuestión no estaba actuando según sus propias convicciones, sabemos que en estos casos no es más que un engranaje en la gran maquinaria de la educación oficial.
De manera que decir conquista responde a una ideología y decir descubrimiento no. Por lo visto es ideología todo aquello que la escuela decide no decir.
Por supuesto, la palabra descubrimiento es éticamente neutral, quien descubre no es ni bueno ni malo, se limita a efectuar un acto cognoscitivo, a conocer algo que antes no se conocía.
Pero sucede que no sólo hubo descubrimiento sino conquista, vocablo éste bastante más ríspido y menos neutral, pues nombra de algún modo, el sometimiento violento, la guerra, los intereses en juego, la supuesta superioridad del hombre europeo, la supuesta barbarie de los naturales, la intolerancia ante otra cultura; en suma la injusticia.
Estos acontecimientos no dejan de ser ciertos por el hecho de omitirlos, pensamiento mágico del que parece participar nuestra educación oficial.
"[...] es necesario analizar las armas de la conquista si queremos poder detenerla algún día. Porque las conquistas no pertenecen sólo al pasado."
Tzvetan Todorov

Ah, y anticipándome a posibles objeciones aclaro que no se trata de enseñar a nadie a odiar a España o a los españoles. Se trata simplemente de conocer el pasado, lo más aproximadamente posible de lo que fue en la realidad.

3 comentarios:

  1. con respecto a lo escrito, estoy deacuerdo con lo que has expuesto...hoy el maestro o docente esta limitado a contar la realidad de la historia, nos debemos limitar a enceñar la verdad de lo que ha sucedido en el camino de la histria... debemos cambiarlo sutil mente para que se sepa la verdad y no engañar a nuestros niños los cuales seran el futuro del mañana..

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Quiero aclarar que el comentario suprimido no se debe a censura ni nada por el estilo, simplemente era un comentario mío que luego no me convenció y lo borré.
    Acá no se borran comentarios de los visitantes.

    ResponderEliminar